Caracolas

Con un hilo de pescar en las manos,

me siento en la orilla de tu océano a esperar tu vaivén.

Tus palabras pintan el alba de una multitud de colores

y las nubes aplauden con bullicio tu oleaje magnifico;

el sargazo se posa en tus aguas tal cual un collar de perlas en el cuello

y el sol parece aclarar tus aguas, escondiendo tus profundidades.

Te sacudes en tu oleaje una historia larga y precisa

provocando asombro en los ojos aquellos que te ven, pero no te observan.

Mi mirada, brillante en su victoria, se posa en el sinnúmero de caracolas que se escapan de ti:

cada una magnifica en particularidades,

cada una especial en diferencias…

Se me alzan los labios en fortuna, mientras me saco del bolsillo un pincel viejo.

Y con manos temblorosas, recojo las caracolas para ponerlas en el hilo

y pienso, con un relámpago de tristeza sacudiéndome el alma,

si nadie más nota la belleza que existe en tus pequeños detalles.  

Anuncio publicitario

3 comentarios en “Caracolas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s